INICIO En el Mundo Espiritualidad Lugar Para Ti Galeria Descargas Contacto

"Paternindad", es la palabra que mejor condensa la experiencia carismatica de San Jerónimo. Huérfano desde los 10 años, tras una juventud desordenada vive una experiencia fuerte de conversión. Angustiado por el peso de sus pecados, descubre a los pies de Cristo Crucificado el amor misericordioso y paternal de Dios.


Con su amor a los huérfanos, con los cuales quiso "vivir y morir", se convertiría en el mejor testigo de esa paternidad. El verdadero motor de la experiencia espiritual de Jerónimo, nacida en plena reforma católica, es su ardiente deseo de "llevar a la iglesia al estado de santidad" de las primitivas comunidades cristianas. En ellas se insipiraban las comunidades de huérfanos que el abría. Su celo por la reforma de la Iglesia fue tan intenso que el mismo compuso una oración para pedir por ella, que rezaba y hacia rezar a dirio.

Sigan el camino Cristo Crucificado, renuncien al mundo,
amense los unos a los otros, sirvan a los pobres.
-- San Jerónimo Emiliani